Soto de la Marina 942 57 95 50 | Solares 942 52 20 30 info@clinicadentalaurorauribarri.es

Ortopedia y ortodoncia

No existe una edad concreta para comenzar el tratamiento de ortodoncia, pues dependerá del tipo de oclusión dental del paciente.

Los problemas dentarios en adolescentes y adultos se tratan con aparatos fijos, bandas y brackets. Las maloclusiones de origen esquelético u óseo y la de los pacientes cuyo crecimiento haya finalizado se corregirán combinando cirugía de los maxilares junto con la ortodoncia.

La duración del tratamiento de ortodoncia varía según la gravedad del caso, siendo un promedio de tratamiento de 24 meses. En los niños, la duración es mucho más variada porque dependemos del crecimiento de cada uno.
Siempre tenemos que realizar un diagnostico antes de iniciar cualquier tratamiento y lograr estudiarlo, para determinar la estrategia de tratamiento y toma de decisión correcta. Lo realizaremos mediante radiografías, fotografías del paciente, modelos de estudios e historia clínica ortodóncica, miofuncional y respiratoria.

LA ORTOPEDIA DENTOFACIAL
La ortopedia dentofacial guía el desarrollo de los maxilares en etapas de crecimiento infantil a través de una aparatología removible, trasformando los patrones de desarrollo de los huesos maxilares y mandibulares.
La utilización de ortopedia dentofacial en etapas de crecimiento acortará la duración del tratamiento posterior con ortodoncia fija o incluso resolverá el caso completamente sin tener que realizar una segunda fase de tratamiento.

ORTODONCIA FIJA Y REMOVIBLE
La ortodoncia es una técnica que tiene como objetivo la corrección de mal posiciones dentales.
Existen varios tipos de ortodoncia:
Ortodoncia removible: mediante aparatos que se quitan y ponen en la boca, y que originan desplazamientos en los dientes. Son utilizados en dentición infantil y mixta (dientes de leche y definitivos).
Ortodoncia fija: con brackets autoligables o estéticos.

PROTOCOLO DIAGNÓSTICO
El primer paso antes de empezar la ortodoncia es realizar un examen clínico pormenorizado de la boca que incluye: dientes, encías, articulaciones, tomo de registros, confección de historia clínica, moldes dentales, fotografías de la boca y de la cara en diferentes proyecciones, toma de radiografías, ortopantomografia (radiografías de todos los dientes de ambas arcadas) y una telerradiografía de perfil de la cabeza, análisis de la vía aérea y hábitos miofuncionales.
Una vez recogida la información diagnostica se confecciona un plan de tratamiento especifico para cada paciente, en el que detallaremos problemas presentes, tipo de aparatología que usaremos, duración estimada de la ortodoncia y presupuesto cerrado del caso.

Siendo el diagnostico la parte fundamental sin la cual nunca podemos abordar un caso de ortodoncia de manera correcta.

TRATAMIENTO DE LOS HÁBITOS EN ODONTOPEDIATRÍA
Los hábitos en odontopediatría, son en muchas ocasiones derivados de los problemas obstructivos en la vía aérea en desarrollo, en edades infantiles muy tempranas, realizando una acomodación miofuncinal (músculos) al trastorno ocasionado por el colapso en dicha vía aérea.

La respiración bucal es el primer hábito en odontología infantil que debemos corregir lo antes posible, sabiendo que en la mayoría de casos es por un problema obstructivo, bien sea de narinas (colapso), hipertrofia de amígdalas 3-4-5, o hipertrofia adenoidea 3-4-5. Después de la resolución de dichos problemas, mediante intervención del otorrino con cirugía, el dentista intervendrá mediante unos estimuladores nasales junto con unos obturadores bucales permeables en primer lugar, semipermeables 2-3 meses posteriores e impermeables. A los 2-3 meses de uso, seremos capaces de controlar y corregir tanto el colapso, como la incompetencia labial ocasionada por la respiración bucal .Todos los estimuladores son cómodos de llevar y los plantearemos siempre como un juego durante el tratamiento, acomodando el horario de estudio de los niños al cumplimiento de dicho tratamiento y en horas nocturnas.

La deglución atípica es la originada por posiciones bajas de la lengua, como consecuencia de la presencia de un frenillo en grado 3-4-5, que impide desarrollos adecuados del maxilar en épocas de desarrollo cráneo facial infantil, en edades tempranas anteriores a los 9 años. En otras ocasiones, es debida a una macroglosia (lengua grande) que hace que no tenga espacio suficiente la lengua para su movilidad, se puede plantear la reducción quirúrgica de su tamaño.
Ante la presencia de un frenillo 4-5, que impide el correcto movimiento de la lengua, primero realizaremos un tratamiento quirúrgico eliminándolo, mediante una sencilla intervención, enviando al niño al especialista pediátrico adecuado. Una vez corregido el frenillo, pasaremos a la corrección del hábito.
La corrección de la deglución, la haremos mediante estimuladores linguales, que nos llevaran la lengua en todo momento a una posición adecuada en el paladar, ejerciendo al mismo tiempo un sellado labial. Son cómodos de llevar y solo requieren morderlos, indicaremos su uso en horas de estudio o en horas de juego.

La incompetencia labial, la trataremos mediante unos estimuladores labiales adecuados al tamaño de la cavidad oral de cada niño. Son muy cómodos y se pueden utilizar en las horas de estudio e incluso para dormir, (puesto que no interfiere para nada en la relajación previa a la conciliación del sueño) crearemos un sellado labial adecuado, que originará una posición lingual y al mismo tiempo adecuada